AGREGAR A FAVORITOS
En Santa Brígida
---
En Santa Brígida °C

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

 

 

 

 

 

Menú del usuario

Galeria de fotos
Historia
Tomás, el sargento, leyó el pregón a San Antonio de Padua de este año PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 2
lunes, 16 de junio de 2014

Image 

PREGÓN EN HONOR A LAS FIESTAS DE

SAN ANTONIO DE PADUA 2014

 

         Señora Alcaldesa, Señoras y Señores, miembros de la Corporación, amigos, amigas, vecinas y vecinos de la Villa de Santa Brígida. Antes de comenzar este pregón, quiero expresar mi agradecimiento a la Sra. Alcaldesa, Sr. Concejal de Festejos y Grupo de Gobierno de nuestro Ayuntamiento por el reconocimiento que se me hace al considerarme pregonero de nuestras fiestas en honor a San Antonio de Padua.

         Todo un honor para mí, que pienso no tener mérito alguno para ello. Quizás... quizás, algún derecho por ser vecino de este municipio y haber trabajado como empleado público más de la mitad de mi vida al servicio de la sociedad.

         Al principio me atrajo este ofrecimiento y le manifesté a la Sra. Alcaldesa que me hacía una gran ilusión. Pregonar las fiestas en honor a San Antonio de Padua ¡no está nada mal!, pero luego, señores, es cuando uno se pone ante el folio en blanco y lo primero que se me viene a la cabeza es: quién me mandaría a mí a meterme en este fregao.

         Además, ¿Qué les voy a contar a uds. que ya no se haya dicho sobre esta celebración?, pero es de obligado cumplimiento reiterar algo de lo que ya se ha comentado. Intentaré ser lo más breve que pueda, pero comprenderán, que hay cosas que no se pueden olvidar; esperemos que sea capaz de hacerles pasar un rato ameno y entretenido. Empecemos la historia.

Leer más...
 
Las patronas de Santa Brígida PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 2
domingo, 20 de octubre de 2013

Image

Pedro Socorro Santana

Cronista Oficial de la Villa de Santa Brígida


Apenas consumada la conquista de Gran Canaria, se repartieron tierras y aguas entre los conquistadores, y a uno de ellos, Pedro Guerra, se le adjudicaron parte de los llanos de Tasaute y la Vega Vieja (El Gamonal). El nuevo vecindario establecido en los antiguos cantones aborígenes, había crecido de tal forma a comienzos del siglo XVI que impulsó a que una nieta suya, Isabel Guerra, ya viuda de Juan de Sanlúcar, se concertara con el regidor de la Isla, Juan de Maluenda, un judío converso ligado al negocio azucarero, para construir en 1522 una pequeña ermita que se puso bajo la advocación de dos santas de lejana procedencia, Santa Brígida y Santa Lucía, dando así inicio a lo que hoy conocemos como nuestra villa.

Antes de fallecer doña Isabel hizo testamento ante Tomé de Solís el 5 de agosto de 1545, y en relación a la capellanía que fundó dispuso que anualmente habría de cantarse misa los días de las patronas Santa Brígida y Santa Lucía, a cuyo fin imponía tributo sobre el parral de arriba, de su propiedad, situado en la Vega Vieja.

En el inventario de 31 de marzo de 1556, según refiere el investigador Francisco Pérez Navarro, se detallan los ropajes que poseía la iglesia para vestir dichas imágenes. La moda que impuso este boato no impidió que se mantuvieran las tallas con decorosa policromía y a resguardo del polvo y las moscas. Así, en el inventario de 20 de marzo de 1558 se puntualiza que la primera era de azul y dorado, que la de Santa Lucía era dorada, y que ambas estaban en sendos tabernáculos pintados.

Con la instauración de la parroquia, en 1583, se procedió a la ampliación del templo y se renovaron las viejas imágenes. En efecto, en el inventario de 25 de febrero de 1601 figuraban en el altar mayor un Cristo grande y tres imágenes de bulto vestidas, de Santa Brígida, Santa Lucía y la Encarnación, todas nuevas. Y al mismo tiempo se indica que juntamente con la efigie de San Sebastián, en el altar de éste, se encontraban dos imágenes de bulto, Santa Brígida y Santa Lucía. La nueva talla de Santa Lucía fue encargada por el mayordomo Antonio Álvarez, quien el 19 de mayo de 1596 declaraba que la imagen era chiquita, que había sido pagada con bienes de la iglesia y que, a la sazón, se encontraba aún en la ciudad.

Leer más...
 
La Angostura: ‘La Rusia chica’ PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 8
miércoles, 22 de mayo de 2013

Image 

Aquel domingo (19 de julio de 1936) muchos vecinos del barrio de La Angostura experimentaron cierto miedo y recelo al enterarse de la detención de Emilio Hurtado Macías, maestro de la escuela de niños de La Calzada. Cuatro meses antes aquel enseñante, natural de Cáceres, había reunido a más de un centenar de agricultores de la zona para fundar la Sociedad de Oficios Varios de La Angostura, de la que él sería su secretario. Los campesinos de este importante pago agrícola del municipio trataban de obtener mejoras en el trabajo de la tierra y algunas que otras exigencias de unos terratenientes no habituados a convivir con tales factores en el desarrollo de su actividad económica. Aquel movimiento sindical provocó que el pago fuera conocido a partir de entonces como «la Rusia chica» y, también, uno de los lugares más visitados por la Guardia Civil y un grupo de hombres vestidos con camisa azul, correaje y fusilería al hombro que buscaban a determinados campesinos con aviesas intenciones.

Aunque La Angostura no tenía tradición roja, el partido que encarnó más que nadie la vasca Dolores Ibárruri Gómez, Pasionaria, con el sueño de la emancipación obrera por bandera, contaba en aquel barrio con un grupo de simpatizantes, ya en el olvido, pero que merece la pena ser recordados, pues en los ilusionantes años de la II República lucharon por mejorar sus condiciones de vida, algo inédito en un pueblo rural dominado por un modelo económico donde imperaba el caciquismo.

Leer más...
 
El denostado capitán Suárez Navarro (1898-1934) PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 3
sábado, 16 de febrero de 2013
Image

El militar al que el Ayuntamiento de San Mateo retiró su nombre de la calle principal al considerarlo franquista era de La Lechuza y murió defendiendo la II República

Image

Pedro Socorro Santana

Cronista Oficial de la Villa de Santa Brígida


     Hubo un día, hace ahora una década, en que al Ayuntamiento de la Vega de San Mateo le falló la memoria democrática y decidió retirar la placa de una calle que homenajeaba al Capitán Gonzalo Suárez Navarro para renombrarla como Calle Principal. Y ello a pesar de que la propuesta de nominar aquel espacio escénico del casco municipal obedeció a una decisión soberana del pleno de la Corporación Municipal, que quiso rendir homenaje póstumo a un hijo del pueblo que murió abatido por las balas en los primeros días de octubre de 1934, en plena II República, cuando defendía la legitimidad democrática en una revuelta independentista en Barcelona. He aquí la pequeña biografía de un veguero que tanto empuñaba un máuser como cogía la pluma y escribía poesía.

Empecemos por el primer dato de su vida: su nacimiento. Manuel Gonzalo Amaranto Suárez Navarro vino al mundo en una modesta casa del barrio de La Lechuza el 8 de enero de 1898 y fue bautizado cinco días después en la iglesia parroquial de San Mateo, en una ceremonia sencilla y estrictamente familia1]. Era uno de los nueve hijos del matrimonio de labradores formado por Bartolomé Suárez Naranjo (1852-1930), natural de San Bartolomé de Tirajana, y su esposa Dolores Navarro Socorro (1855-1931), hija de San Mateo. Fueron sus abuelos paternos Bartolomé Suárez y Francisca Naranjo, y los maternos Manuel Navarro Navarro y Josefa Socorro.

La familia, la escuela y los valles de La Lechuza fueron los ámbitos de la educación primaria de aquel niño que, al alcanzar la adolescencia, siguió sus estudios secundarios en la ciudad. Fue entonces cuando el joven quiso abrazar la carrera militar. Y lo hizo con mucho mérito y gran aprovechamiento, pues aquel joven, inteligente y aplicado, obtuvo el número uno de su promoción en la Academia Militar de Segovia en 1916. Cuatro años más tarde, ya con el rango de alférez, el Batallón de Cazadores del Regimiento de Infantería de Las Palmas sería el primer destino de Suárez Navarro. En 1921 solicita ir voluntario a la Guerra de Marruecos y participa en varias acciones bélicas, entre ellas en el sangriento combate de Tizza durante la toma del monte Gurugú. Una contienda de la que saldría herido por una bala enemiga, siendo evacuado al hospital de sangre de Málaga.

Acabado aquel conflicto colonial que tanto marcó la vida política española, Suárez Navarro fue ascendido a teniente. Tenía entonces 25 años. Poco después ingresaría en el Estado Mayor del Ejército, ya con las tres estrellas de capitán, y formará parte de la junta de gobierno del Centro Cultural del Ejército de Tierra y de la Armada.

Leer más...
 
Gran Parada, el respiro de los viajeros que venían de la capital PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 2
martes, 25 de diciembre de 2012
Image

Aunque hoy no lo parezca, algunos pagos de pequeña población, tuvieron su momento estelar en la historia de esta tierra. Navegando por estas redes nos encontramos con algunos blogs muy interesantes como http://toponimograncanaria.blogspot.com.es donde se escarba en los topónimos de muchos rincones de Gran Canaria y se nos desvelan esas historias que el tiempo ha borrado. Gran Parada es uno de estos casos, un caserío ubicado en la carretera de Santa Brígida a San Mateo (GC-015), con apenas unos 150 habitantes censados y desperdigados, y que como su propio nombre indica está unido al progreso de las vías de comunicación y de los servicios de transporte de personas por los incipientes caminos habilitados para las cocheras, tartanas y calesas tiradas por caballos.

ImageLa Vega de Santa Brígida,  —o Villa, que para eso el rey Alfonso XIII le otorgó el titulo en 1915, tal como nos lo cuenta nuestro Cronista Oficial Pedro Socorro—, fue uno de los lugares elegidos por la alta clase social desde finales del siglo XVIII, y más aún en los inicios del XIX, para establecer su residencia, y que asistió también al inicio del turismo en la isla. La elección de estos lugares como residencia de una clase adinerada auspició que se introdujeran mejoras en los caminos que comunicaban la Vega con la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, y favoreció la aparición de empresarios «emprendedores» que prestaban los servicios de transporte de personas. Esta actividad requería un notable esfuerzo, tanto para los animales de tiro como para arrieros y pasajeros, por la especial orografía isleña, y se tenían que realizar paradas intermedias para facilitar el descanso de los arrieros, atender a los caballos con comida y agua, sustituir las herraduras, e incluso, cambiar de animales para continuar el camino.

Leer más...
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 Siguiente > Final >>

Resultados 1 - 9 de 57

SON de SATAUTE

culturabrigida.es
Image
 
 

Esta web no autoriza el corto y pego de lo que publica, salvo autorización expresa de los autores o el webmaster


 
Image
 
Copyright © 2017 Santa Brígida: entre fiesta y fiesta celebramos la vida cultural. All rights reserved.
Created by joomlatd.com