AGREGAR A FAVORITOS
En Santa Brígida
---
En Santa Brígida °C

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

 

 

 

 

 

Menú del usuario

Galeria de fotos
Historia
CALLES CON HISTORIA: La Calle de Don Juan el Secretario PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 6
domingo, 09 de enero de 2011

Image
Funcionario perpetuo del Ayuntamiento, don Juan se enfrentó a los políticos locales para lograr que el solar del centro del pueblo se convirtiera en un aparcamiento y un campo de fútbol

Cada calle cuenta con su fisonomía, historia y naturaleza propias. Las hay alegre y taciturnas, largas y anchas hechas para el tránsito de coches; estrechas y cortas para confidencias amorosas. En el casco de la Villa hay una vía, en concreto, con una sencilla estructura en donde se percibe más las prisas, con el constante trajín de la vida diaria y estacionamiento regulado por reloj. Se trata de la calle Juan Morales Navarro, las cual brinda al visitante un camino vivo cuyo telón de fondo Imagees la noble fachada de cantería del consistorio satauteño, el lugar en donde trabajó un  vecino que dio nombre a la vía.

A partir de los años cuarenta, los regidores municipales decidieron expandir el antiguo y sencillo pueblo encerrado en si mismo, a través de los prados y los plantíos de papas de la denominada finca de Astacio, en cuyo extremo se estableció el grupo escolar. Las calles no tardaron en aparecer en el nuevo rostro urbano del pueblo, cuyo horizonte colectivo se fue ampliando de adentro a afuera, lentamente, hacia los cantones aborígenes de Satautejo.

Leer más...
 
La Fonda Melián y el dulce sabor satauteño PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 11
miércoles, 22 de diciembre de 2010

Pedro Socorro.

ImageHace medio siglo, cerró para siempre sus puertas la que fue durante décadas la fonda más acogedora y emblemática de la Villa de Santa Brígida: La Fonda Melián, obrador de los ricos bizcochos lustrados. Todavía hoy, esta antigua casa de huéspedes que abrió al público en 1926, junto al Paseo del Castaño, mantiene parte de aquel peculiar estilo con el que su fundador, Pancho Melián Cabrera, alojaba a médicos, maestros, comerciantes, parejas de luna de miel, poetas y demás gente de paso que hacían un alto en el camino para descansar o comer y, en su caso, dormir a piernas sueltas en aquellas altas camas de madera labrada, a cuya sombra se escondía la bacinilla (escupidera).

 Los bizcochos lustrados de la antigua hospedería de la Villa mantienen su calidad

 En los primeros años del siglo XX, animados por la presencia de los turistas y viajeros que visitan el pueblo de paso para la Cumbre, se pone en marcha en Santa Brígida una oferta alojativa más modesta y económica que los hoteles establecidos en El Monte cercano, donde el turismo ya había alcanzado una propensión relativamente notable. El Porvenir, una parada y fonda ubicada en una antigua casa de la calle Real, a un brinco de la carretera, prestaba sus servicios de alojamiento y casa de comida a viajeros y comerciantes que recalaban por el pueblo, en parte gracias a la facilidad de las nuevas comunicaciones con la ciudad que permitió una afluencia mayor de visitantes hacia el interior de la Isla.

La primera referencia de la existencia de esta casa de huéspedes nos la ofrece el periódico Diario de Las Palmas, el 3 de septiembre de 1907, que informa sobre una gira de los socios del Círculo Mercantil a la Hoya Bravo, un merendero por entonces muy tradicional de nuestro pueblo, y cuya comida la sirvió “la fonda del Sr. Medina, de Santa Brígida", mereciendo "unánimes elogios".
Leer más...
 
OBITUARIO: A Francisco Morales Padrón, el hijo de un carpintero PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 5
lunes, 15 de noviembre de 2010

Image 

Pedro Socorro - Cronista Oficial de la Villa de Santa Brígida

ImageHoy es un día triste para el pueblo de Santa Brígida, que recibe la noticia de la muerte de su hijo más ilustre: Francisco Morales Padrón. Y esta nota apresurada no pretende sino corresponder, hasta donde ello sea posible, a ese gran favor que hizo a su pueblo natal cada vez que, a través de su memoria poderosa, nos dejó testimonios de una realidad que ya no existe, rescató del olvido a seres anónimos o queridos que conformaron su vida, y contó hechos o acciones que estuvieron en la razón de su personalidad. Unas breves líneas que no serían menos sinceras, ni menos entusiastas, si no contáramos con el enorme privilegio de haberle conocido y tenerle como nuestro más ilustre vecino.

Si se ha dicho que en la infancia está la biografía de un hombre, el gran historiador Francisco Morales Padrón estrenó su vida en Santa Brígida hace 87 años y siempre quedó en su alma algo del niño que fue antes de convertirse en aquel humilde universitario y brillante profesor que enriqueció la historiografía de España y de América. Un niño que nació en una casita cercana a la parroquia en 1923; uno de los siete hijos de Francisco Morales Navarro, carpintero, y Carmen Padrón Roque, ama de casa.

ImageLa vivienda natal tiene su entrada por la calle de Enmedio, pero se asoma a la vía principal del pueblo y a su misma plaza a través de un sencillo balcón canario. Era una casa pequeña, de suelos de madera, y casi frente con frente a la casa parroquial, donde residía su abuela paterna, María Navarro Estupiñán, viuda y hermana de quienes serían curas párrocos del pueblo, Francisco y Juan Navarro Estupiñán, ambos naturales de Ingenio. Desde aquella primera morada situada en el corazón del pueblo veía el niño la Cabalgata de los Reyes Magos, las procesiones, los entierros, las fiestas y los primeros desfiles patrióticos al llegar la guerra, cuando tenía 13 años, el día, que nos dice, “murió su infancia”. La mató la guerra.

Leer más...
 
Cronica: "Santa Brígida y el Vino de El Monte" PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 4
viernes, 12 de noviembre de 2010

Image 

I DESCORCHE DEL VINO DE GRAN CANARIA

 ImagePedro Socorro Santana - Cronista Oficial de la Villa de Santa Brígida

Abriéndose paso entre la densa arboleda, a lomos de caballerías y a través del camino real de La Vega, llegó, hace más de cuatrocientos años, el comerciante flamenco Daniel Von Damme al lugar más alto y quebrado del bosque. El distinguido burgués, establecido ya en Las Palmas desde finales del siglo XVI, quedó encantado de aquel enclave. Dicen que fue un amor a primera vista, pues la contemplación de la belleza del volcán, ese gigantesco cuenco vestido de monte, dejó una huella imborrable en aquel aventurero personaje bregado en muchos viajes. Convencido por el futuro vitivinícola de la zona, Daniel Von Damme gastó miles de ducados en comprar muchas propiedades, aperos de labranza y también esclavos y decidió plantar las primeras cepas retorcidas en el fondo y en las laderas arenadas de La Caldera que perpetuó su nombre: Vandama. 

ImageA partir de entonces, se veían acudir a la primitiva ermita de Santa Brígida a numerosas familias campesinas y esclavos, con los pies descalzos y las manos curtidas por la labor, con sus hijos a cuestas. A uno de aquellos niños pusieron por nombre Miguel el 12 de septiembre de 1596, Era el hijo de Isabel Rodríguez y de Francisco de Torres, el nuevo parralero de Daniel Von Damm, según consta en el veterano libro de bautismos de la parroquia hecho con piel de cabras. Porque la historia del vino del Monte no sólo se debe a esos destacados colonos que compraron la tierra, sino también a aquellos anónimos hombres y mujeres que, con gran esfuerzo y entera dedicación, roturaron la tierra, plantaron las viñas y obraron el milagro que permitía convertir las uvas en vino de manera artesanal.

Leer más...
 
Maestro Vicente "El Molinero" se fue a moler al cielo para San Pedro PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 8
miércoles, 06 de octubre de 2010

Pedro Socorro Santana

Cronista Oficial de la Villa de Santa Brígida


ImageMás que traer a la memoria, parece que estoy saboreando de nuevo el gofio del viejo molino de San Pedro, en La Atalaya de Santa Brígida. Pues tengo la sensación de que, en ningún sitio como en aquel lugar, gocé, reí, curioseé, fui feliz con las anécdotas, la ilusión y el trato siempre amable del molinero.

Desde que uno deja atrás la Cruz de la Atalaya y desciende por la carretera de Las Goteras, ya percibe, imborrable, el efluvio del gofio recién molido que conmovía a los jugos gástricos de mi compañero de viaje, el guardia municipal, Juan Hidalgo, habitual cliente que, como muchos canarios, todavía mantiene intacto el gusto por este alimento. “Pasen, pasen, no se escarranchen en la puerta", acostumbraba a decir Vicente Domínguez Navarro, quien nos dejó el pasado domingo a los 68 años de edad.

Era el molinero de La Atalaya, un barrio alfarero que gracias a él exhala un olor especial. Y era todo un personaje popular. Simpático, bonachón, buen conversador, bigote afilado a lo Clark Gable, manos gigantes como piedras de moler, y su figura siempre tapizada de gofio en sus distintos grosores, hasta el punto que le dabas la mano y del encuentro salía una nube de millo tostado y molido.

Vicentito, para los amigos, ponía amor en todo lo que hacía, y ya se sabe que el amor hace amable todo, hasta el molino, que no lo necesitaba, pero que con él multiplicaba su encanto. Las mujeres acudían a la molienda antes de hacer la comida y él llenaba de alegría aquellos encuentros, dándole a la hebra y haciendo soñar su alma solitaria perfeccionada por el uso. Llevaba al frente del molino desde los tiempos de la maquila, desde que su padre, Martín Domínguez Déniz, lo puso en marcha en 1950, cuando se desmigajaba y tostaba a cambio de una parte. Hace unos años, maestro Vicente colgó del zaguán de su fábrica un cartel con una tentadora oferta: “se alquila molino, con el molinero”, como muestra de su innata simpatía. Desde hacía tres años se había retirado como molinero emérito, mientras su negocio se transformaba en una sociedad limitada que ahora atiende sus sobrinos, que vienen con renovadas ganas de seguir dándole vueltas a la muela.

Leer más...
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 Siguiente > Final >>

Resultados 19 - 27 de 57

SON de SATAUTE

culturabrigida.es
Image
 
 

Esta web no autoriza el corto y pego de lo que publica, salvo autorización expresa de los autores o el webmaster


 
Image
 
Copyright © 2017 Santa Brígida: entre fiesta y fiesta celebramos la vida cultural. All rights reserved.
Created by joomlatd.com