AGREGAR A FAVORITOS
En Santa Brígida
---
En Santa Brígida °C

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

 

 

 

 

 

Menú del usuario

Galeria de fotos
CORRESPONDENCIA PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 3
MaloBueno 
domingo, 21 de agosto de 2011
Image Querida Mama: Ayer viernes  me encontré con prima Julia en el mercado y me pidió que te mandara recuerdos: «Que te echa mucho de menos, - me dijo -   sobre todo, añora los días que pasaron juntas con el abuelo en la Aldea». Espero que te encuentres bien al recibo de esta. Yo llevo varios días acatarrado; serán las madrugadas para ir a la biblioteca, en este frío país….   

Los viernes me reservo un recatado aislamiento, un retiro a la propia intimidad desde la que sentirme libre de prisas para escribir despacio y con mucho sosiego, las cartas que mi madre puso como condición inexcusable para bendecir mi Erasmus noruego.

Querido Hijo: Espero que estés mejor del catarro que te afectó la semana pasada. En casa todo sigue igual de bien, salvo el vacío de tu ausencia. Me alegró mucho saber de tu prima. Como no escribe, no sé de ella más que por lo que me dice tu hermana, casi nada, que le comenta en el tuenti ese que tienen. Detecto cierto decaimiento en tu última misiva, ¿de verdad que estás bien? Hoy viernes tengo reunión en la asociación de vecinos, estamos ultimando una excursión a la Aldea para el próximo domingo. Estoy muy ilusionada después de tantos años sin viajar a los lugares de mi feliz infancia. Espero no sufrir mucho los estragos que el tiempo le habrá infligido.

Lo asumo como un mal menor. Recibir las cartas de su puño y letra me hace sentir una cercanía, una complicidad personal con mi hijo, registrada entre las líneas que van dibujando emociones, espacios y tiempo en la distancia que nos separa. Entre carta y carta, percibo sus movimientos en aquel frio país nórdico que lo acoge en su crecimiento como persona.

Querida Mama: El martes me dieron las buenas notas del tercer trimestre. Aún hoy me dura la sonrisa ancha de la felicidad. ¡Pena no poder abrazarte…! ¿Qué tal por la Aldea? Seguro que bien, los aldeanos son gente muy hospitalaria….

… No sabía si decírtelo en esta, o dejarlo madurar una semana más. He conocido a una chica de este país. Es muy inteligente, guapa y muy buena gente. No te preocupes, solo somos muy buenos amigos. Si fuese a más ya te seguiré contando…

Nos cuesta desprendernos de nuestros hijos. Ya viví en la niñez la lejanía de seres queridos que marcharon. Aún hoy les tengo en mi corazón y el solo nombrarlos me burbujean las mariposas de la emoción. Le debo a las viejas cartas caligrafiadas unos momentos mágicos de nostálgica intimidad, de recuerdos comunes registrados en papel que guardo celosamente en el baúl de las cosas que mi importan, junto a imágenes de familias que solo conozco en color sepia de las fotos que esporádicamente nos remitían.  A mi hijo no le podía dar menos que la calidez de las epístolas que semanalmente nos dedicamos como puntos de referencia de nuestra cotidianidad en la distancia que nos une.

He aprendido mucho de mi madre. La reconozco en su sabiduría y su firmeza en que nos escribiésemos cartas, mejor que telefonearnos. Temo exagerar si digo que a través de la comunicación epistolar la he sentido a mi lado cuando el eco de la lectura de su hermosa caligrafía resuena en mi interior.

Bueno Hijo, se despide de ti, tu madre que de adora… ¡Besos!

relatos de Sinforiano Quintana – agosto 2011

 
< Anterior

SON de SATAUTE

culturabrigida.es
Image
 
 

Esta web no autoriza el corto y pego de lo que publica, salvo autorización expresa de los autores o el webmaster


 
Image
 
Copyright © 2017 Santa Brígida: entre fiesta y fiesta celebramos la vida cultural. All rights reserved.
Created by joomlatd.com