AGREGAR A FAVORITOS
En Santa Brígida
---
En Santa Brígida °C

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

 

 

 

 

 

¡VISITA RECOMENDADA!

     

¿Quién está en línea?

TU VISITA es la nº:

ContadorContadorContadorContadorContadorContadorContador
GRACIAS por entrar y vuelve cuando quieras. Puedes dejar tus impresiones en el Libro de Visitas..
____________________

Formulario de acceso






¿Recuperar clave?

Menú del usuario

Galeria de fotos

Sindicación

Siempre tan entrañable, Julio Alemán pregonó las Fiestas de San Antonio del pasado mes de junio PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 
viernes, 12 de julio de 2013

Ilustrísimo Sr. Alcalde, Distinguidas Autoridades Civiles y Militares, Señor Párroco, Señoras y Señores.

ImageAlcalde, grupo de gobierno. Gracias, muchas gracias por haberme encargado el Pregón de las Fiestas de San Antonio de Padua de este año 2013.

Es para mí, un orgullo y satisfacción poder contar las excelencias del municipio de Santa Brígida. Orgullo que para cualquier hijo de Santa Brígida supone ser portavoz de estas fiestas, como, así mismo, deben sentirse orgullosos y afortunados los nacidos —vivan, estudien o trabajen—, en el municipio por la belleza y riqueza natural que ofrece nuestro mapa rectangular.

Quizás los habitantes de la comarca no le damos la importancia que atesora, por la costumbre de ver y transitar a diario por el mismo entorno, por los mismos lugares. Observamos cómo cada día nos visitan más turistas extranjeros, nacionales o grancanarios. Turismo de la naturaleza. El municipio, en toda su superficie, es precioso, muy bonito, como veremos más adelante. Un paisaje que entre todos debemos mantener, conservar y si es posible mejorar, para que jamás tengamos que decir: ¡Qué verde era nuestra Villa!.

Si a la naturaleza de la que Dios la ha dotado, le unimos la amabilidad, el carácter acogedor de nuestra gente, hace que los visitantes se sientan como en su propia casa. Y en nuestra casa —en nuestra parroquia—, tenemos a San Antonio, en cuyo honor, hoy comenzamos sus fiestas.

San Antonio de Padua, también venerado como San Antonio de Lisboa, nace en este lugar en el barrio medieval de Alfama el 15 de agosto de 1195, en el seno de una familia acomodada. Es bautizado con el nombre de Fernando, muere el 13 de junio de 1231, muy joven, a la edad de 36 años. En las proximidades de Padua, en un convento llamado Arcella. En sus inicios fue monje agustino en Coímbra, con posterioridad cambió de orden y se hizo franciscano, tomando el nombre de Antonio en honor a San Francisco Abad. Era un gran predicador, tuvo que dejar las iglesias para predicar al aire libre por la cantidad de gente que acudía para oírlo. Se le atribuyen numerosos milagros: de paralíticos, de los ciegos, de sordos, etc. Le llaman el santo de los milagros. Tiene fama de casamentero. Entre tantos milagros he elegido el panizo (trigales) guardado de los gorriones. Lo relaciono al pan distribuido el día 13 entres los asistentes en la solemne función religiosa. “Una mujer, por nombre Vida, muy devota del bienaventurado Antonio, deseaba con toda su alma visitar su sepulcro. Como se acercaba el tiempo de la cosecha, y bandadas de gorriones causaban gran daño de los granos, puesta de guardiana a espantar a tan importante género de pájaros, no podía ponerse en camino. Un día en la plantación, prometió al bienaventurado Antonio, si lo guardaba de los gorriones, visitaría nueve veces su sepulcro. Apenas hecha la promesa, cuando una nube de gorriones en una sola banda abandonaba el lugar.” Al Santo Antonio acude en estos días, especialmente el 13 de junio, en oración, gran cantidad de fieles venidos de otras latitudes de Gran Canaria, de nuestros barrios y pagos. Por ser festivo en toda la comarca daremos un paseo por su naturaleza, hasta llegar a la villa. Desde Los Silos, nos adentramos en el Barranco Alonso, vemos la figura elegante del hermoso drago con más de 500 años de antigüedad. Pendiente de un risco, lo que nos indica que no ha podido ser plantado. Único drago silvestre de la mitad norte de Gran Canaria, el mayor de la isla en este estado. En el emplazamiento de Hoya Chiquita —lugar de viñedos—, se observa Hoya Bravo, una panorámica que enriquece la vista, de excelente y extenso palmeral y acebuchal. Alcanzamos el paisaje protegido de Pino Santo. En Pino Santo Bajo, el más importante y frondoso acebuchal del municipio destacando su gran belleza ¡qué bonito esta el lugar! En esta misma ruta de Pino Santo Alto, con sus cañaverales, tuneras y pitas, utilizadas para marcar los límites de los terrenos, confección de sogas y comida para el ganado. Se ubica la cuesta de las pitas —¡sí que cuesta!— conduce a los peregrinos hacia la patrona de Gran Canaria. Desde varios puntos de este Pino Santo y muy cercano, Lomo Espino con árboles como el barbusano, robles y plantas como el verol, gongano oroval, retama amarilla, escobones y tedera. A su vez, se divisa el Madroñal con su madroño, acebuches y plantas ornamentales. Antiguo bosque de laurisilva. Nos desplazamos al Gamonal Alto. A su entrada por Lugarejo y en su entorno se contempla la pequeña población de acebuches, lugar de escasa arboleda, pero de excelentes vistas. Gamonal bajo donde se encuentra la presa de Santa Brígida en sus cercanías una vegetación de palmeras y vinagreras. Toda la naturaleza que hemos visitado se complementa con fincas de naranjos, frutales, hortalizas, viñedos de papas, etc., dándole aun mayor colorido a este extraordinario paisaje. De este sector nos vamos a la otra zona del municipio, el Pago de Llano de María Rivera, en donde existe una balsa, todo el año tiene agua, los lugareños la llaman la Presa del Pastor. Habitada por aves exóticas y simpáticos patos que caminan en ocasiones por el margen de la carretera sin llevar el correspondiente chaleco reflectante que nos indique su presencia. Angostura y Meleguinas. Otro lugar para quitarse el sombrero. Desde las Cadenas, bello paisaje de palmeras, acebuches, pequeños pinares, araucarias, eucaliptos, almacigo, juncos, dragos y gran variedad de vegetación. En el cauce del barranco por donde discurre el de Santa Brígida, Alonso y Merdejo, plantaciones de claveles, rosales, diversidad de flores que en unión de los cultivos ordinarios, naranjos y frutales componen un gran espacio natural, embellece y enriquece de forma notable el paisaje satauteño. En esta zona, como la ya citada y las que componen nuestro mapa municipal, es amenizada con música ambiental con los canticos de pájaros y perdices. ¿Se puede pedir más?, ¿y por qué no? Agarrasen que hay curvas. Entre curvas alcanzamos el Monte Lentiscal. El Hotel Escuela de Santa Brígida, con precioso jardín circundado con palmeras. En la vegetación, por supuesto, Los Lentiscos, Tarahales y Pinos. En la Vuelta del Batán se aprecia un precioso drago dando paso a un bosque de pinos y acebuches alcanzando hasta la Montañeta. En la zona del Monte en el año 1599 tuvo lugar la batalla del Batán, donde se derrotó a las tropas holandesas de Van der Does. En el escudo de Santa Brígida, donde también figura una palmera, la leyenda “por España y por la fe vencimos al holandés”. El 3 de julio se celebra el 414 aniversario de tan importante e histórica gesta realizada por las milicias canarias y nativos del lugar, al mando del lugarteniente Antonio Pamo-Chamoso. Este hecho no tiene relación con la naturaleza, pero debido a su gran importancia hay que citarlo. Desde la rotonda del Monte, a un margen vinagreras, llegamos entre rectas y curvas a la zona de viñedos por excelencia. El negro del picón, el verde de los viñedos y el verde césped del campo de golf, nos ofrece un espectacular colorido. Subiendo hacia el Pico de Bandama, el monumento natural de la Caldera de Bandama. Volcán más importante y joven, no solo de Santa Brígida, sino también de Gran Canaria. En el interior de la caldera se aprecian palmeras, acebuches y tabaiba dulce. La Cueva de los Canarios o Granero de Bandama. En su fondo igualmente se aprecia la ocupación humana. Volcán de 2000 años de antigüedad según las investigaciones recientemente realizadas. Dejando atrás tan extraordinario paraje, el muy significativo y pintoresco Barrio de La Atalaya, con sus casas-cuevas. En las proximidades de la Iglesia nos reciben hermosas palmeras. Famosa por su alfarería. Entre el Bermejal y el Gurugú significativo también las tres piedras, lugar llamado antes Llano de las Brujas. Tres bolos pétreos que constituyen una escultura, un caso particular y único de la isla. La Cruz, magnífico mirador natural desde donde se contempla toda la cuenca del municipio y la meseta donde se asienta el casco. De cualquier punto de la cuenca se divisa un extraordinario y bello paisaje.El 3 de mayo día de la cruz, esta se enrama, acudiendo los vecinos y vecinas del municipio; en convivencia disfrutan de una buena merienda. La pequeña Presa de la Concepción por la orografía que la rodea le hace un lugar atractivo. Un formidable acebuchal nos encontramos en el Barranquillo de Dios. El lugar de las Goteras, situada en el barranco del mismo nombre, se ubica al pago, el belén de la culata, lugar de impacto visual que impresiona; sus casas diseminadas por las vertientes de las abruptas y arqueadas montañas. Podemos observar como en sitios prácticamente inaccesibles sus antiguos pobladores construyeron bancales —paredes de piedra con objeto de sostener la tierra para su cultivo—, es tan perfecta su realización que parecen dibujadas a plumilla. Le rodea una vegetación natural muy variada de álamos, acebuches, tabaiba dulce, etc. Un encanto, estando en la culata da la sensación de estar en medio de un nacimiento, un regalo para los ojos. Acercándonos al final de nuestro paseo por la naturaleza, San José de las Vegas, el historiador Viera y Clavijo realizó varios versos destacando la belleza del lugar. Bellezas varias; en ella el bosque de palmeras y pinos, desde la presa de satautejo bordea la Ermita. Cerca de esta, se ha habilitado un mirador con vistas al Palmeral de Satautejo. Al margen de la carretera que nos lleva a La Atalaya observamos un lugar de espléndidos viñedos. En el camino, bajo la sombra del eucaliptus y buganvillas, varios lugares de Santa Brígida poseen nombres naturales; Madroñal, Vuelta del Pino, Olivos, Palmeral, Pino Santo, Castaño Bajo, Gamonal, Palma de Romero, Fuente de los Berros, Cuesta la Grama, Mocanal y Fuente de las Mimbreras. El gran interés natural y paisajístico de este municipio queda reflejado en que, el 60% de su superficie está protegido por la Ley de Espacios Naturales de Canarias o por el Plan Insular de Ordenación del Territorio de Gran Canaria. Culminando nuestro paseo por la naturaleza —nuestra Villa—, lugar de extraordinario palmeral. En la Cuesta de la Grama, Vuelta del Molino, Calvo Sotelo y Puente de Santa Brígida contemplamos pequeños palmerales. El Paseo del Guiniguada en su avenida, bonitos jardines y árboles de plátanos occidentales; lo preside la palmera más emblemática y centenaria de aproximadamente 23 metros de altura. Las palmeras se extienden por la mayoría de la superficie del municipio, en general la palmera canaria es la especie más dominante. El más importante, el Palmeral de Satautejo, bello lugar de la naturaleza. La Presa de Satautejo cuando contiene agua le hace un lugar aún más bello. En el pago llamado El Colegio y Camino de Los Olivos con su bosque de laureles y acebuchal igualmente se encuentran hermosos palmerales. En el límite del Palmeral de Satautejo; encontramos el Parque Agrícola del Guiniguada —Finca El Galeón—, como lugar muy bonito, contribuyendo a la divulgación de nuestra cultura y tradiciones especialmente al mundo rural, con terreno de cultivo y vegetación como almácigos, acebuches, laurel y buena cantidad de palmeras. Sitio que los satauteños debemos de visitar y disfrutar de este entorno. En la planta alta del parque municipal, otro árbol preside el casco; el algarrobo, con una antigüedad aproximada a los 80 años, antes de su plantación existía un naranjo, igualmente en el segundo nivel habían plantado naranjos hoy ocupados por laurel de la india. Si nos acercáramos a San Juanito, Circunvalación y Plaza de la Iglesia situada en el Casco Histórico declarado Bien de Interés Cultural, allí la presencia de la araucaria- árbol más simétrico que existe- podemos contemplar otro precioso palmeral en los márgenes del Barranco de Santa Brígida; también se divisa la Vuelta del Pino, bosque de pinos, acebuches y palmeras, y desde los lugares citados se divisa las fértiles tierras de Portada Verde, Las Casillas alcanzando las cumbres de Gran Canaria. Santa Brígida es un gran y bello cuadro de contraste, de variedad y colorido. Como muestra la 39 Edición de Florabrígida, una postal espectacular con cascada y corriente de agua, planta, flores y aves. ¡Hasta la imagen de San Antonio es bonita! ¡Felicidades a todos los Antonios y Antonias! Quiero terminar con dos frases dirigidas a dos ilustres. NATURALEZA: sin ti no hay vida. Y por su riqueza natural contada SANTA BRÍGIDA, JARDÍN DE GRAN CANARIA. Les deseo ¡FELICES FIESTAS!
 
< Anterior   Siguiente >

SON de SATAUTE

culturabrigida.es
Image
 
 

Esta web no autoriza el corto y pego de lo que publica, salvo autorización expresa de los autores o el webmaster


 
Image
 
Copyright © 2017 Santa Brígida: entre fiesta y fiesta celebramos la vida cultural. All rights reserved.
Created by joomlatd.com