de Paco Ramos
lunes, 06 de enero de 2014

“ No hay madrugada más lenta que esta, para el reloj de un niño”

¡¡¡ YA VIENEN, YA VIENEN!!!
Image
Los nervios de purpurina
-tras la magia de la noche-
nos pone a todos el broche
de ilusión en la retina.
Cada niño se encamina
con un sueño hacia su hogar:
ojala en cualquier lugar 
del mundo que nos hermana,
encuentre un niño mañana,
un regalo al despertar.